La Pedagogía Sistémica en La Montera

En octubre de 2004, celebrándose el primer Congreso Internacional de Pedagogía Sistémica en el CUDEC, por indicación de Bert Hellinger, recibimos el testigo de Angélica Olvera y Alfonso Malpica, como un gran honor el organizar el 2º Congreso Internacional de PS en Sevilla, coordinado por Ramón Resino y Antonia del Castillo, con el respaldo de La Montera, Aula de Gestalt para la psicoterapia y las artes escénicas.

El 2º Congreso Internacional de Pedagogía Sistémica se celebró en Pilas, Sevilla durante los días 26, 27, 28 y 29 de octubre de 2006 y contó con la participación, además del propio Bert Hellinger, de maestros y psicoterapeutas de prestigio internacional como Mª Sophie Hellinger, Angélica Olvera, Alfonso Malpica, Marianne Franke-Grisch, Tiiu Bolzman, Stephan Hausner, Mimansa Erika Farny, Mireia Darder, Joan Garriga y Ramón Resino.

Tuvimos el honor de contar con el beneplácito de las autoridades educativas en la presencia del Sr. Delegado de Educación de la Junta de Andalucía D. Jaime Mougán Rivero, la de varias inspectoras de educación, así como con la presencia del Sr. Alcalde del municipio de Pilas que nos acogió.

Abrimos dicho congreso con uno de los aspectos en los que incide la PS, el origen. Origen espacial, origen temporal y todas las circunstancias y acontecimientos que han rodeado y rodean nuestra vida y la de nuestros alumnos. No había otra opción, en Pilas, Sevilla, Andalucía, que comenzar con los ritmos ancestrales de nuestra tierra, el cante y el baile flamencos. El espectáculo dirigido por Miguel Villar, fue representado por alumnos de secundaria, los cuales con sus zapateados, llamando a la Madre Tierra, nos remontaron al origen y nos hicieron sentir la fuerza de los antepasados, traerla al presente para no olvidar que forma parte de nosotros, a la vez que vibrar en una misma sintonía las 750 personas allí reunidas de todas las comunidades españolas y de 21 países. El lema de este 2º Congreso “Familia y Escuela, los raíles de una misma vía, una misma meta” (Figura 1) -acuñado por mi tía Rocío Caracuel Moyano, que fue directora de la biblioteca del Rectorado de la Universidad de Sevilla durante 20 años, refleja el interés de nuestra familia por la educación- representó otro de los aspectos más relevantes de este 2º Congreso de PS.

La meta es la educación y los raíles son los límites, sin los cuales es imposible la vida. Remitiéndome al origen de los tiempos, la vida se originó en la Tierra cuando las biomoléculas que forman parte de la misma, se rodearon de una membrana, un límite, que permitió una organización mayor y maravillosa, la célula, el primer ser vivo que habitó la Tierra. Sin la membrana, sin el límite no es posible la vida. Si seguimos el trazo de las líneas de los raíles del dibujo, vemos que completan un círculo, una célula (Figura 2), en el interior hay vida, un ser vivo que necesita el límite de la membrana para saber hasta donde llega él y donde comienza el exterior. La primera línea, el rail interior, constituye el primer límite, el que primero se encuentra y necesita el niño para desarrollarse y que corresponde a la familia; la segunda línea, el rail exterior, constituye el segundo límite que se encuentra el niño a medida que va creciendo y que necesita para completar su desarrollo y para favorecer el proceso de autonomía personal e integración social, corresponde a la escuela. Curiosamente esta doble línea es la doble capa de fosfolípidos, (moléculas orgánicas) que constituyen la membrana de las células. Por tanto, la célula nos muestra y nos enseña que, si ella no puede existir sin el límite biológico que representa su membrana, los seres humanos que estamos formados por 100 billones de células constituyendo un nivel de organización de complejidad mayor, necesitamos, además de los límites biológicos, unos límites ecológicos: familia y escuela.Nos corresponde a los adultos la responsabilidad de marcar dichos límites, dichos raíles, como una contención que permita a nuestros hijos, nuestros alumnos construir su inteligencia personal y su inteligencia ciudadana.

Me viene una imagen obtenida mientras impartía una ponencia de Pedagogía Sistémica en el Master de mediación familiar de la Universidad de Sevilla, cuando hicimos un movimiento (simulación figurativa no dramatizada) con representantes para la familia y la escuela. Esta imagen, la última de este movimiento fue la de la familia y la escuela, una enfrente de la otra y con las manos y los brazos extendidos, estableciendo un puente, cada una en su lugar, cada una con su sistema de valores, y sin embargo, pudiendo compartir alguno de esos valores necesarios para la educación de sus hijos, nuestros alumnos, confiando la una en la otra y sonriendo. Si pienso en un dibujo para expresarlo, no hay otro mejor para mi que, el de mis “amigos” los fosfolípidos (Figura 3)

De esta manera, la célula, nuestro origen, nos muestra la solución, la necesidad y también la posibilidad de la alianza entre la familia y la escuela.

Para lo cual, la Pedagogía Sistémica se ha constituido en una aliada de primer orden para conseguir dicho objetivo. Nos está mostrando que los primeros pasos para conseguir esta alianza, este trabajar juntos, son los de generar la confianza mutua, es decir que, la escuela confíe en la familia y la familia confíe en la escuela, ya que es la confianza, la condición básica que propicia el aprendizaje creativo de nuestros alumnos. Y que nos corresponde a los maestros dar este primer paso, respetando profundamente a los padres de nuestros alumnos y sin juicios, con la alianza del mismo respeto hacia nuestros propios padres, desde nuestro lugar de servicio a la vida y a la educación. A partir de aquí, con el éxito de este 2º congreso, con este impulso, en el Aula La Montera, en diciembre de 2006 se abrió la primera promoción de la Formación en Pedagogía Sistémica, con el enfoque de Bert Hellinger, avalada por el CUDEC, dirigida por Angélica Olvera, coordinada por Antonia del Castillo Caracuel y que ha contado con un amplio equipo docente: Alfonso Malpica Cárdenas, Angélica Malpica Olvera, Fernando González Ubeda, Lola Campos, Luhé Palma, Marianne Franke, Mª Teresa Castillo, Rupa Beverly Rodriguez, Adela Resurrección e Israel Mirabent. En este curso estamos ofreciendo la cuarta promoción del 1º nivel, Diplomado y la primera promoción del 2º nivel, Master, que culminó en mayo de 2010.

Paralelamente hemos formado un grupo de trabajo, investigación, supervisión y seguimiento: Pedagogía Sistémica, una herramienta para la comunidad educativa, el cual se encuentra en su tercer curso consecutivo. Hemos participado en cursos de Introducción a la Pedagogía Sistémica organizados por los CEPs de Sevilla, Lebrija y Málaga. También en el Master de Mediación familiar de la Universidad de Sevilla en Sevilla y Córdoba. Desde esta intervención y con el impulso y creatividad de la Dra. Luhé Palma, coordinadora de dicho master y miembro del Instituto de Criminología de la Facultad de Derecho, hemos obtenido la aprobación del 1º Master en Pedagogía Sistémica por la Universidad de Sevilla.

El origen profesional docente de los fundadores de La Montera hace que hayamos promovido y lo sigamos haciendo, la transmisión y difusión de la PS con la confianza y la ilusión de nuestra vocación de servicio a las generaciones futuras.

Y con la esperanza que algún día pueda ser realidad la celebración del 3º Congreso Internacional de Pedagogía Sistémica, con el enfoque de Bert Hellinger y avalado por el CUDEC.

Antonia del Castillo Caracuel
Profesora de Biología en el I.E.S. Miguel de Cervantes de Sevilla
Master en Pedagogía Sistémica y Coordinadora y docente de la Formación en Pedagogía
Sistémica en el Aula La Montera

primi sui motori con e-max